EVVO RETAIL, empresa dedicada a la innovación en el punto de venta en supermercados, con la colaboración de Porcelanosa, presenta SuperLab, las nuevas tendencias del supermercado del futuro, basadas en la ética, la sostenibilidad, el aprovechamiento alimentario y el control en la generación de residuos como los valores característicos de esta nueva experiencia de compra.

SuperLab nació como resultado de un análisis sobre la crisis del propio sistema de compra en las tiendas. A partir de la pregunta “¿Por qué compramos en los supermercados de la manera que lo hacemos?”, se desgranaron una serie de cuestiones cuyas respuestas son las propuestas que SuperLab platea como las nuevas tendencias del supermercado del futuro.

La experiencia de compra a examen

EVVO, que cuenta con una experiencia de más de 20 años en el sector de la distribución de alimentación con un especial enfoque en la investigación y la proyección hacia el futuro, analiza la información y extrae conclusiones que permiten definir hipótesis de futuro. “Investigamos constantemente toda la información relacionada con el sector, ya sea en ámbitos de diseño e innovación tecnológica, en el comportamiento y hábitos de compra del usuario, así como las tendencias presentes y su proyección”, explica Pep Valls, coordinador estratégico y creativo de Evvo Retail.

El futuro supermercado pasa por una experiencia para el usuario interactiva, emocionante y fácil

Tras tres años de investigación y análisis, SuperLab propone un proceso de compra personalizado tomando la tecnología como principal herramienta. Así, el proyecto, que anticipa las tendencias futuras uniendo los conceptos de la tienda física y online, plantea una nueva experiencia para el usuario interactiva, emocionante y fácil.

Según los resultados, ir al supermercado dejó de ser una actividad agradable, hecho que perjudica también a la dinámica de la compra. Asimismo, requiere la actualización del sector para aplicar las nuevas tecnologías y ofrecer una experiencia de compra interactiva satisfactoria.

Mediante la realidad virtual, los asistentes a la presentación experimentaron cómo el futuro supermercado responde a las demandas de un nuevo perfil de usuario. “Este nuevo concepto propone una revisión total de la experiencia de compra, potenciando la venta asistida e integrando la tecnología para aportar soluciones adaptadas al perfil de cada usuario”, apunta Valls.

Todo ello en un contexto que en el que las plataformas logísticas presionan para que las compras se realicen online. En este sentido, las que quieran seguir apostando por la compra en tiendas físicas deberán ofrecer a los usuarios nuevas experiencias de compra para justificar la visita.

Atención personalizada, eje del nuevo escenario

Dirigido a todos los públicos y a un perfil de consumidor inquieto e inconformista que incorpora la tecnología en su día a día, el proyecto SuperLab ha detectado diversas tendencias del supermercado del futuro.

Así plantea la atención personalizada en contraposición del autoservicio que se ofrece actualmente en los supermercados. De este modo, después de varios pedidos, SuperLab ayudará al usuario a escoger qué productos son comunes en el carro de la compra. Asimismo, SuperLab podrá saber cuándo falta un producto y ofrecerle la posibilidad que, de incorporarlo a la lista de la compra, de manera inmediata, a través de una aplicación móvil diseñada especialmente. De este modo, se facilita y anticipa la compra del usuario.

Asimismo, se filtrarán los productos más consumidos descartando aquellos que no tengan interés por el consumidor, facilitando una compra más ágil y rápida y, por lo tanto, más cómoda.

Compra ética en un mundo sostenible 

Otra tendencia del supermercado del futuro es la importancia de los valores éticos en relación a la producción sostenible de los alimentos y la preservación del medio ambiente. En este sentido, SuperLab apostará por la agricultura biodinámica y ofrecerá alimentos que respeten su ciclo de vida natural, sin utilizar sustancias químicas, ni recursos naturales de manera innecesaria.

Asimismo, la acumulación de alimentos en el punto de venta, frente al desigual reparto bienes en un mundo global y la preocupación hacia la generación de residuos sólidos y su posterior reciclaje, transformarán la presencia de los diferentes productos en el punto de venta. Es por este motivo que SuperLab acumulará el mínimo stock posible, eliminará los grandes estantes convencionales de exposición y evitará el derroche de alimentos.

Otro aspecto importante será la sostenibilidad de la edificación, para la cual se han previsto materiales ecológicos que permitan un fácil reciclaje o reutilización en posteriores reformas. También se ha tenido en cuenta la utilización de materiales técnicos, como K-Life así como otros productos del Grupo Porcelanosa, que cumplen estos requisitos de sostenibilidad. Por último, todas las energías y suministros serán de producción ecológica y renovable.

“El objetivo final es conseguir un vínculo más intenso con el usuario, creando una experiencia de compra agradable y personalizada, con un importante compromiso ético/ecológico y con todas las innovaciones tecnológicas a su alcance, en un espacio diferente y cómodo”, asegura Alejandro Felis, responsable del departamento de filiales del Grupo Porcelanosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here