Los directivos españoles están cada vez más comprometidos con la innovación como palanca fundamental de la competitividad. Nos encontramos en un entorno marcado por la necesidad de cambio en la cultura empresarial, la incorporación de la innovación al ADN de la compañía, la tecnología como medio impulsor y el cliente como objetivo fundamental de la estrategia.

En este contexto, se celebró el pasado miércoles 18 de abril, Smart Innovation 2018, un evento que reunió a diversos directivos para conocer los últimos avances y tendencias de la mano de destacados profesionales. Asimismo, fue un espacio para tomar el pulso a la situación de la innovación en el ecosistema empresarial español y descubrir las best practices para dirigir las compañías hacia la nueva realidad digital.

Innovar para estar cerca del cliente

Tanto la innovación como la transformación digital son procesos que dependen de la tecnología, pero que no serán efectivos si no se ponen al servicio de un objetivo y guiados por una estrategia esto es, satisfacer las necesidades del consumidor. Mariano Silveyra, regional manager de Europa y Asia de Cabify, aseguró que, “entender al consumidor, saber qué le sucede y cuáles son sus problemas resulta clave para el negocio. Cuanto más tiempo pasemos escuchando al cliente y, en nuestro caso también al conductor, mejores soluciones podremos desarrollar para satisfacer sus necesidades. En este sentido, la velocidad y la agilidad resultan cruciales para poder ofrecer estas soluciones en tiempo y forma”.

En la mesa redonda “La innovación como factor clave de la competitividad empresarial”, moderada por Lluís Soler, founder and CEO de SoftDoit, directivos de diferentes sectores destacaron el valor de la cultura empresarial y el papel de la dirección como facilitadores del cambio. “La innovación ha dejado de ser opcional. El problema es que mientras se siga limitando a un único departamento en lugar de implicar a toda la compañía, la innovación no será efectiva”, argumentó Juan Prego, socio director de Actitud Creativa.

En esta misma línea, Sara Vega Gil, Directora de marketing, comunicación y RSC de Comess Group, opinó que, “es complicado que la innovación se incorpore de manera orgánica en toda la compañía si se concentra en un solo departamento. Debe partir de la alta dirección y es importante contar con una cultura corporativa muy enfocada a innovar, a pensar y a crear soluciones a medio y largo plazo. Pero también, es importante para evolucionar despenalizar el error y aumentar la tolerancia al fracaso”.

“La innovación es la materialización de la creatividad y palanca transversal que debe unir todos los departamentos. Es una actitud. Los procesos innovadores, especialmente en las grandes compañías, deben ser concebidos a escala global para que todas las áreas se beneficien”, añadió Estefanía Lacarte, Head of Communications South Europe de Groupon.

La idea de implicar a la alta dirección y los distintos agentes de la organización es una cuestión en la que coinciden todos los directivos. Alex Vallbona, CEO de Birchbox España, considera que “la innovación es una cuestión de cultura empresarial, una mentalidad top-down y transversal. Para ello, se debe dotar de recursos a toda la organización. La innovación no garantiza resultados y rentabilidad desde el primer minuto ni debe buscar cambiar de cero a cien todo lo que la empresa está haciendo, sino permitir evolucionar y crecer a partir de pequeños cambios y adaptaciones”.

De esta forma, la innovación se erige como un elemento esencial para la competitividad. “Innovar por innovar no tiene sentido. Se trata de ofrecer experiencias únicas al cliente sin fricciones y de forma natural. Para esto es esencial la innovación que, en muchos casos, deberá ser tecnológica pero que requiere también innovación en equipo y procesos. Es, en definitiva, una forma de acercarse al cliente y permanecer relevante en el mercado”, explicó Francisco R. Kleiber, director de marketing España de Bigbank.

La innovación: más allá de lo digital

En un entorno dominado por la tecnología, los directivos son conscientes de que la innovación va más allá de la mera digitalización y que implica nuevas maneras de ver las cosas, de trabajar y de gestionar el talento y los procesos. Así, en la mesa redonda “La evolución del modelo de negocio hacia una Realidad Digital”, Miguel Villaescusa, director comercial y marketing de Grupo Unísono y moderador de la mesa, hizo hincapié en el papel que las personas y los procesos juegan en el éxito de la innovación.

“La innovación no es solo un tema tecnológico, se trata de algo que va más allá de la digitalización. Es una cuestión de si la empresa tiene capacidad de aprender para adaptarse al consumidor y a los cambios del mercado”, aseguró Nacho Rodríguez, chief experience officer de Servicios Financieros Carrefour.

Por su parte, Juan Pablo Romaguera, líder innovación, organización y métodos de KIABI, explicó que, “la tecnología es un medio para alcanzar los objetivos y vencer los retos que plantean el mercado y los consumidores. Pero la verdadera transformación es la de las personas. No podemos olvidar que el cambio de la organización tiene que estar adaptado al cliente para buscar la creación de valor”.

Para David Moreno del Cerro, CISO de Grupo Cortefiel es, en definitiva, un tema de competitividad. “Es una cuestión de supervivencia, un cambio necesario que debe ser apoyado desde la dirección de las empresas. Es importante saber transmitir y enseñar que la transformación es positiva para todos. Sin embargo, no se puede renunciar totalmente al entorno offline ya que los seres humanos siempre buscaremos el contacto físico. Es nuestro trabajo escuchar al cliente para encontrar la manera de mejorar su experiencia en un ecosistema omnicanal”.

David Martín, global head of driver communications de Cabify, apuestó por la tecnología y el talento como vías para mejorar la experiencia de cliente. “El cliente ya no compra productos, compra experiencias. Por eso las tiendas físicas siempre estarán ahí, pero deben adaptarse a los nuevos modelos de negocio. Para ello se debe poner siempre al cliente en el centro y contar con la tecnología y el equipo adecuado para gestionar correctamente los datos y procesos”.

Tecnología, motor de la transformación de las empresas

Se puede considerar que la tecnología es un vehículo para mejorar la experiencia del cliente y el retailer. Al respecto, Jaime Manso, sales and new business director de Paga+Tarde consideró que “la inteligencia artificial y el análisis de datos permiten ofrecer financiación inmediata al cliente, lo cual mejora notablemente la experiencia de compra, al mismo tiempo que mejora la conversión para el merchant”.

La tecnología continua generando cambios disruptivos en recursos humanos. “El talento es cada vez más escaso y las empresas tienen dificultades para encontrar los perfiles que necesitan. El big data y la gestión de la información están transformando completamente el sector. Así, cuantos más datos tenga una empresa sobre los candidatos, mejor será el proceso de selección y el conocimiento de los profesionales que formarán los equipos”, explicó Eduardo Inal, CEO de The Key Talent.

Esta relevante cita fue moderada y conducida por Juan Carlos Lozano, CEO de DIR&GE. Además, este encuentro contó con el patrocinio diversas empresas importantes del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here